Teléfono:

+504-2234-8989

Dirección:

Col. Los Ángeles Edif. Pharma Internacional

NOTAS DE SALUD

[REGRESAR]

El ejercicio es necesario para todas las edades

21-08-2015, 06:40 am

Hace tiempo que ser mayor dejó de asociarse a la inactividad. Mantenerse activo ayuda a prolongar la vida, según los profesionales, y a alejar enfermedades asociadas a la edad.

Mantenerse activo ayuda a estar más ágil y alerta.

Es la pescadilla que se muerde la cola. Si alguien deja de moverse por temor a una caída, al final tiene más probabilidades de que le ocurra, ya que sus músculos dejarán de sostenerle con firmeza.

Practicar deporte en edades avanzadas favorece la flexibilidad, la resistencia, la tonificación muscular y la salud cardiovascular.

Potenciar la fuerza es fundamental. Al aumentar la tonificación muscular se percibe un aumento del equilibrio y de la densidad ósea, previniendo así las peligrosas caídas. Además, el ejercicio físico es uno de los mejores antidepresivos que existen, mejora el estado de ánimo y supone una carga de energía positiva.

La actividad física regular se ha mostrado efectiva en el tratamiento de varias patologías: enfermedades del corazón, hipertensión, obesidad, diabetes y alteraciones del bienestar psicológico, sin necesidad de recurrir a medicamentos.

No cuidar el cuerpo supone un deterioro progresivo de la capacidad física.

La natación, al ser una actividad que se realiza en un medio acuático, permite además de hacer ejercicio relajarse, y al flotar hace que logremos movernos con mayor libertad. Es un ejercicio que ayuda a mejorar la capacidad respiratoria, la tonificación muscular, así como la mejora de la flexibilidad y de la circulación.

Para potenciar la resistencia nada como el baile de salón que ayuda a aumentar el ritmo respiratorio y cardíaco y sirve para mejorar el nivel de energía para realizar las tareas cotidianas.

Ejercitar los músculos aporta más fuerza y aumenta (o acelera) el metabolismo, lo que ayuda a mantener el peso y el nivel de azúcar, ayudando a controlar la obesidad y la diabetes.

Caminar también cuenta. Si lo que prefiere es caminar y practicar ejercicio al aire libre, hay que evitar errores como el de elegir un calzado inapropiado.

Para evitar lesiones, hay que mantener una disciplina que no resulte agresiva y un periodo de adaptación de alrededor de un mes para encontrar el punto justo a la actividad.

Adaptar el calzado es vital. Para ello hay que tener en cuenta el peso y la pisada de cada persona. Existen tres tipos de pisada: la llamada -“pronadora”, cuando pisamos con la parte interior; la “neutra”, cuando pisamos con la parte central y la pisada “supinadora”, cuando pisamos con la parte externa del pie.

Todos los ejercicios, supervisados por un profesional, ayudan a mantener la mente fresca y el cuerpo en forma.